inicio de página

Opciones quirúrgicas

Preguntas que debe hacer a su cirujano

¿Qué debo esperar durante una consulta para la reconstrucción mamaria?

Durante la consulta de reconstrucción mamaria, prepárese para hablar de ello:

  • Sus objetivos quirúrgicos

  • Condiciones médicas, alergias a medicamentos y tratamientos médicos

  • Medicamentos actuales, vitaminas, suplementos de hierbas, consumo de alcohol, tabaco y drogas

  • Cirugías anteriores

Su cirujano plástico también lo hará:

  • Evaluar su estado de salud general y cualquier condición de salud preexistente o factores de riesgo

  • Examinar sus pechos y tomar medidas de su tamaño y forma, calidad de la piel y colocación de los pezones y areolas

    • Toma fotografías

    • Discutir sus opciones y recomendar un curso de tratamiento

    • Discutir los resultados probables de la reconstrucción mamaria y cualquier riesgo o complicación potencial

Asegúrese de hacer preguntas a su cirujano plástico. Es muy importante entender todos los aspectos de su reconstrucción mamaria. Para ayudarle, hemos preparado una lista de comprobación preguntas que debe hacer a su cirujano de reconstrucción mamaria que puede llevar a su consulta.

Es natural sentir algo de ansiedad, ya sea por la excitación por el nuevo aspecto que se espera o por un poco de estrés preoperatorio. No sea tímido a la hora de hablar de estos sentimientos con su cirujano plástico.

¿Qué opciones hay para la reconstrucción mamaria?

Si ha decidido someterse a una reconstrucción mamaria, todavía tendrá que pensar en muchas cosas mientras usted y sus médicos hablan del tipo de reconstrucción que podría ser mejor para usted. Existen muchas técnicas de reconstrucción diferentes. Tómese el tiempo necesario para conocer las opciones de reconstrucción mamaria y considere la posibilidad de hablar con otras personas que se hayan sometido a ese procedimiento antes de tomar una decisión.

Reconstrucción mamaria con implantes

La reconstrucción mamaria con implantes puede ser posible si la mastectomía o la radioterapia han dejado suficiente tejido en la pared torácica para cubrir y soportar un implante mamario. Para las pacientes que no tienen suficiente tejido en la pared torácica, o para las que no desean implantes, la reconstrucción mamaria requerirá una técnica de colgajo (también conocida como reconstrucción autóloga). El método más común de reconstrucción tisular utiliza la piel y la grasa de la parte inferior del abdomen para crear una forma mamaria.

Hay varias técnicas que pueden utilizarse para la reconstrucción mamaria con implantes. Asegúrese de consultar con su cirujano plástico cuál es la más adecuada para usted.

Reconstrucción mamaria inmediata por encima del músculo pectoral

Este procedimiento se realiza en combinación con la mastectomía y da como resultado un montículo mamario inmediato. Después de que el cirujano de mama haya realizado la mastectomía, el cirujano plástico colocará el implante mamario, envuelto en una malla biológica conocida como matriz dérmica acelular (ADM), para ayudar al implante a mantener la posición anatómica correcta, por encima del músculo pectoral.

Con este procedimiento, la recuperación puede ser más rápida porque el músculo del pecho no se ha elevado. Además, el propio implante mamario no se ve afectado por la contracción del músculo.

Las complicaciones, aunque poco frecuentes, pueden incluir la pérdida de piel, el exceso de sangrado, la infección, la mala posición del implante de modo que se produzca una asimetría, la formación de arrugas u ondulaciones en el implante, la posible acumulación de líquido debajo del implante y/o una cicatriz desfavorable. Este procedimiento también puede requerir una transferencia de grasa autóloga secundaria para eliminar las arrugas y ondulaciones del polo superior con el paso del tiempo, que se producirá en procedimientos secundarios.

Reconstrucción mamaria inmediata bajo el músculo pectoral

Este procedimiento también se realiza en combinación con la mastectomía y da lugar a un montículo mamario inmediato. La incisión se realiza generalmente a través del lugar de la mastectomía. Una vez completada la mastectomía, el cirujano plástico elevará el músculo pectoral mayor. Esto permitirá que el músculo se retraiga hacia arriba y que se desarrolle un bolsillo debajo del músculo y en la parte inferior de la posición normal de la mama.

Reconstrucción mamaria retardada con expansor tisular.

La parte inicial de este procedimiento implica que el cirujano de mama realice una mastectomía estándar y una posible disección axilar. En muchos casos, se colocará un drenaje entre el músculo y la piel de la mastectomía.

Una vez realizados estos procedimientos, el cirujano plástico dividirá el polo inferior del músculo de la pared torácica, elevará el músculo de la pared torácica y el músculo lateral del pecho juntos hacia arriba, hacia la clavícula. Una vez hecho esto, el músculo y el tejido de abajo se elevan juntos para formar el bolsillo para el expansor mamario en la base de la mama o el pliegue inframamario. El bolsillo se hace lo suficientemente grande para colocar el expansor y cerrar el músculo. En ocasiones, es necesario colocar una pequeña cantidad de matriz dérmica acelular (ADM) para ayudar a cerrar el músculo.

Existen dos tipos de puertos de expansión del tejido mamario.

Uno, similar al puerto de quimioterapia, se coloca separado del expansor tisular, normalmente a lo largo de la caja torácica. Esto requerirá una pequeña incisión separada para el puerto. El segundo tipo es un puerto que se encuentra dentro del propio expansor. En ambos casos, los puertos se utilizarán para inflar el expansor de tejidos durante varias visitas con solución salina. Se accede al puerto con una pequeña aguja y se inyecta suero salino en el expansor a través del puerto.

La expansión del tejido suele producirse semanalmente según la tolerancia de la paciente. El volumen de los expansores tisulares suele superar el peso del tejido de la mastectomía. Una vez completada la expansión final del tejido, o el estiramiento, habrá un tiempo de expansión pasiva en el que se añade poco o ningún volumen a los expansores de tejido. Esto permite que el músculo y la piel se estiren y se relajen. La duración variará de un paciente a otro. Una vez completado, será necesario un segundo procedimiento ambulatorio para retirar el expansor tisular y colocar la prótesis mamaria permanente. Las complicaciones, aunque son poco frecuentes, pueden incluir la pérdida de piel, la exposición del expansor, el exceso de sangrado, la infección, la mala posición del implante de modo que se produzca una asimetría, la formación de arrugas u ondulaciones en el implante, la posible acumulación de líquido debajo del implante, el dolor en el lugar de la inyección, los espasmos musculares con la expansión y/o las cicatrices desfavorables.

Linfedema 101

En Conversaciones sobre el Cáncer de Mama, el Podcast

Se colocará una matriz dérmica acelular (ADM) biodegradable en la parte inferior de la mama o en el pliegue inframamario y se fijará al músculo. El implante mamario se colocará bajo la ADM y su propio músculo. Esto permite que el implante mamario se asiente en una posición normal, y la ADM se estira para dar una forma agradable y redondeada a la parte inferior de la mama. No es raro que se coloquen drenajes con este procedimiento. Pueden retirarse entre 48 horas y 2 semanas después de la intervención.

 

Este procedimiento es de una sola etapa, lo que permite obtener la forma deseada sin necesidad de ninguna otra intervención quirúrgica. El músculo de la parte superior del implante ayudará a prevenir el desarrollo de arrugas en el polo superior. Las complicaciones, aunque son poco frecuentes, pueden incluir la pérdida de piel, el exceso de sangrado, la infección, la mala posición del implante mamario de modo que se produzca una asimetría, la formación de arrugas u ondulaciones en el implante, la posible acumulación de líquido debajo del implante y/o la deflación de la prótesis.

Colocación inmediata de expansores de tejido mamario

El proceso quirúrgico de los expansores de tejido mamario con solución salina y de los expansores mamarios tras una mastectomía es el mismo. Los expansores con solución salina se han utilizado durante décadas, pero recientemente se ha introducido un nuevo tipo de expansor que utiliza aire y que permite un mayor control por parte de la paciente. Los expansores tienen algunas de las mismas tasas de complicaciones y riesgos que los otros tipos de reconstrucción mamaria, que incluyen infección, seroma, hematoma, extrusión y/o desinflado del expansor.

 

El expansor se coloca en un espacio submuscular o subcutáneo sin capacidad de llenado externo. El expansor se llenará con aire comprimido contenido en el propio expansor. El paciente realizará el llenado del expansor de forma autocontrolada utilizando un dispositivo de activación automática externo en su casa y conseguirá resultados similares a los de los dispositivos de expansión tisular estándar rellenos de solución salina. Será necesario controlar las incisiones y el progreso por su cuenta y ponerse en contacto con el médico si cree que hay algo que no funciona. La ventaja del expansor es que puede disminuir las visitas al médico y el tiempo total de expansión.

Reconstrucción mamaria inmediata con músculo dorsal ancho.

Este procedimiento se realiza como operación secundaria inmediatamente durante la mastectomía o diferida después de la radiación.

 

El músculo dorsal ancho es un músculo vascular muy grande de la espalda que se une a la base del brazo, se extiende hacia el pecho desde el brazo pasando por el omóplato y se une cerca de la columna vertebral. El músculo latissimus se extiende hasta el hueso de la punta y se introduce en la axila o zona axilar, y está irrigado principalmente por una arteria de la axila.

 

El colgajo de latissimus se utiliza con frecuencia cuando la cantidad de tejido blando es limitada como consecuencia de una intervención quirúrgica, el músculo pectoral está ausente, parcialmente extirpado o dañado como consecuencia de una radiación. Consiste en socavar la piel de la espalda y liberar parte de la piel para que permanezca unida al músculo. El músculo principal y la arteria se denominan colgajo pediculado. Este colgajo se libera de la espalda, se pasa a través de un túnel que se hace por debajo de la axila y hacia la parte anterior del tórax para rellenar el lugar del defecto de la mastectomía. Se coloca el músculo y se sutura a la pared torácica. A continuación, se coloca un implante detrás de este colgajo y por delante del tórax. También se puede utilizar un expansor de tejidos y aumentar gradualmente el tamaño del pecho.

 

La ventaja de este expansor es que puede sustituir completamente la cantidad de tejido mamario que se ha extirpado y proteger el colgajo del latissimus. Se puede colocar inmediatamente un implante completamente inflado o un expansor/implante ajustable postoperatorio. No es infrecuente que se requiera un procedimiento de revisión secundario para obtener una simetría más precisa de ambas mamas. El colgajo del latissimus se recomienda para las pacientes que ya se han sometido a una mastectomía y a radiación. El uso de la radiación limita con frecuencia la cantidad de cirugía de implantes que se puede realizar. La ventaja secundaria de este colgajo es que aporta un nuevo flujo sanguíneo y piel sana al campo radiado. También se recomienda para las pacientes que son muy delgadas y tienen opciones limitadas para la reconstrucción con colgajo.

Las complicaciones, aunque raras, pueden incluir un flujo sanguíneo limitado de la arteria que comprometa el colgajo, la pérdida de piel, la exposición del expansor, el exceso de sangrado, la infección, la mala posición del implante de modo que se produzca una asimetría, la arruga o la ondulación del implante, la posible acumulación de líquido debajo del implante, el dolor en el lugar de la inyección, los espasmos musculares con la expansión y/o la cicatrización desfavorable.

Reconstrucción mamaria con colgajos de base abdominal

A veces, una mastectomía o la radioterapia dejan un tejido insuficiente en la pared torácica para cubrir y sostener un implante mamario. En estos casos, la reconstrucción mamaria suele requerir una técnica de colgajo (también conocida como reconstrucción autóloga). Este es el método más común de reconstrucción tisular, en el que se utiliza la piel y la grasa de la parte inferior del abdomen para crear la forma de la mama. Una mujer también puede optar por no ponerse un implante por motivos personales.

La piel y la grasa que se utilizan para este procedimiento es el tejido que se encuentra entre el ombligo y el hueso púbico y que se puede pellizcar. Una vez que se toma este tejido para hacer un pecho, normalmente tendrá una cicatriz de hueso de la cadera a hueso de la cadera y alrededor del ombligo.

Sin embargo, algunas mujeres pueden no ser candidatas a los colgajos de base abdominal por diversas razones:

- No hay suficiente tejido donante en la parte inferior del abdomen

- Cicatrices anteriores que pueden haber dañado vasos sanguíneos importantes

- Fracaso de las solapas anteriores y búsqueda de una alternativa

Opciones de solapa específicas

Varios colgajos diferentes utilizan el tejido de la parte inferior del abdomen. La diferencia entre cada uno de ellos está relacionada con los vasos sanguíneos que irrigan estos colgajos. Estos colgajos incluyen el colgajo TRAM pediculado (miocutáneo recto transversal), el colgajo TRAM libre, el colgajo DIEP (perforador de la arteria epigástrica inferior profunda) y el colgajo SIEA (arteria epigástrica superficial).

Colgajo TRAM pediculado

El colgajo TRAM utiliza el músculo, la grasa y la piel de la parte inferior del abdomen para reconstruir un pecho. Para sobrevivir en el pecho en su nueva ubicación, este tejido necesita un suministro de sangre. El suministro de sangre a este tejido procede del músculo recto subyacente (six-pack). El colgajo permanece unido a su músculo recto abdominal y se tuneliza hacia arriba a través del abdomen y el pecho para crear el montículo mamario. Dado que se sacrifica todo el músculo, es posible que experimente cierta debilidad abdominal o que tenga dificultades para realizar abdominales.

Solapa libre del TRAM

Al igual que el colgajo TRAM, el colgajo TRAM libre también se basa en los vasos sanguíneos que atraviesan el músculo recto abdominal. Sin embargo, en este colgajo se divide el músculo por encima y por debajo de los vasos sanguíneos, de modo que sólo se elimina una parte del músculo. Todo el colgajo se trasplanta al tórax. Los vasos sanguíneos del músculo se conectan a los vasos sanguíneos del tórax mediante un microscopio.

Colgajo DIEP

El colgajo DIEP utiliza la misma piel y grasa del abdomen inferior que el colgajo TRAM y el colgajo TRAM libre; sin embargo, evita el músculo recto abdominal y la fascia. En lugar de tomar todo el músculo o una pequeña porción del mismo, se identifican los pequeños vasos sanguíneos -una arteria y una vena- que atraviesan el músculo hasta la piel y la grasa; estos vasos se diseccionan a través del músculo antes de ser divididos. Una vez divididos, el tejido se vuelve a trasplantar al tórax y los vasos se conectan a los vasos sanguíneos del tórax. Dado que se conserva el músculo, hay un menor riesgo de debilidad abdominal o hernias y menos dolor postoperatorio.

Solapa SIEA

El colgajo SIEA también utiliza la piel y el tejido de la parte inferior del abdomen, pero los vasos sanguíneos que irrigan este colgajo no atraviesan el músculo abdominal. En cambio, sólo atraviesan la grasa. Las ventajas de este colgajo incluyen la preservación de los músculos abdominales, lo que resulta en menos dolor postoperatorio y una recuperación más rápida. Sin embargo, estos vasos sanguíneos pueden no estar presentes en todas las mujeres; e incluso cuando están presentes, pueden ser demasiado pequeños para proporcionar un suministro de sangre fiable para un colgajo. Por estas razones, el colgajo SIEA no se realiza con tanta frecuencia como los colgajos DIEP o TRAM libre.

Notas especiales sobre la recuperación

Dado que los colgajos libres TRAM, DIEP y SIEA implican una transferencia microquirúrgica de tejido, el flujo sanguíneo hacia el colgajo se supervisa estrechamente en un entorno hospitalario después de la cirugía. Si hay dudas sobre el colgajo, puede ser necesaria una reoperación para evaluar el flujo sanguíneo.

Reconstrucción mamaria con colgajos en el muslo

A veces, una mastectomía o la radioterapia dejan un tejido insuficiente en la pared torácica para cubrir y sostener un implante mamario. En estos casos, la reconstrucción mamaria suele requerir una técnica de colgajo (también conocida como reconstrucción autóloga).

Los colgajos de muslo pueden ser una buena opción para las mujeres con mamas de volumen pequeño o medio. Para conseguir un tamaño mayor, estos colgajos pueden combinarse con un implante u otro colgajo (llamados "colgajos apilados", que no están muy extendidos). Todas estas técnicas requieren que su cirujano plástico tenga habilidad y formación en microcirugía.

Sin embargo, algunas mujeres pueden no ser candidatas a los colgajos de muslo por diversas razones:

- No hay suficiente tejido donante en la parte superior de los muslos

- Cicatrices anteriores que pueden haber dañado vasos sanguíneos importantes

- Los colgajos anteriores han fallado y buscan una alternativa

Opciones de solapa específicas

Los colgajos de gracilis se basan en el músculo gracilis, situado en la parte superior interna del muslo. El músculo gracilis ayuda a llevar la pierna hacia el cuerpo, y su función se pierde tras este tipo de cirugía. Durante estos procedimientos, un colgajo de piel, grasa, músculo y vasos sanguíneos de la parte superior del muslo se traslada al pecho para reconstruir el seno. Los vasos sanguíneos se vuelven a unir cuidadosamente mediante microcirugía.

Se utilizan diferentes nombres para describir la orientación de la incisión resultante de la zona donante en la parte superior interna del muslo:

- Colgajo TUG: Colgajo de Gracilis Superior Transversal

- Colgajo VUG: Colgajo de Gracilis Superior Vertical

- Colgajo DUG: Colgajo de Gracilis Superior Diagonal

 

La elección de la incisión depende de la forma única de su muslo y de la experiencia de su cirujano. La mayoría de los cirujanos intentan ocultar las cicatrices en el pliegue de la parte superior del muslo, pero la cicatriz puede quedar un poco más abajo y ser visible cuando se lleva un traje de baño. Estos colgajos dan lugar a una parte interna del muslo más ajustada, similar a un lifting de la parte interna del muslo.

Al igual que los colgajos basados en el gracilis, el colgajo PAP utiliza la piel y la grasa de la parte posterior del muslo superior para reconstruir la mama mediante microcirugía. PAP significa Arteria Profunda Perforadora, que es un vaso sanguíneo que irriga esta zona del muslo. No se utiliza ningún músculo, por lo que un colgajo PAP se considera que no requiere de músculo. Las cicatrices del colgajo PAP suelen quedar ocultas en el pliegue entre la parte inferior de la nalga y la parte superior del muslo.

Notas especiales sobre la recuperación

Dado que estos colgajos implican una transferencia microquirúrgica de tejido, el flujo sanguíneo hacia el colgajo se controla estrechamente en un entorno hospitalario tras la intervención. Si hay dudas sobre el colgajo, puede ser necesaria una reoperación para evaluar el flujo sanguíneo.

Los colgajos de muslo suelen tener más problemas de cicatrización en la zona donante que los colgajos de abdomen, debido a la ubicación de la incisión. Puede producirse hinchazón en la parte inferior de la pierna, pero suele desaparecer con el tiempo.

Cuando se utiliza un colgajo de muslo para reconstruir una mama, puede producirse una asimetría debido a la tensión y la delgadez de un muslo. Pueden recomendarse procedimientos adicionales para mejorar la simetría entre los muslos.

pie de página